inicio
Prensa

VALLADOLID

Fecha de publicación: 30/09/2011
El poeta Miguel Velayos rastrea el pasado con "Permanencia en el Tránsito"
  • Es la segunda parte de una trilogía iniciada con 'Identidad de edades'
  • El poeta abulense presenta el poemario en Casa Babylon de Valladolid

J. T. | Valladolid

 

"He vuelto a los lugares del pasado, / muchos años después de haberme prometido / que nunca volvería (...) / Volver a estos lugares es saberse más viejo, más triste / y más cansado, / apuntalar las sombras que nos siguen, / rezar por nuestros muertos…" (fragmento de 'Lugares del pasado'). El poeta abulense Miguel Velayos vuelve a hundir su pluma en las entrañas de la memoria para sacar a la luz un poemario, 'Permanencia en el tránsito', que es continuación de 'Identidad de edades', con el que el vate iniciaba en 2010 el camino de una trilogía.

Este domingo, Miguel Velayos presenta los versos del centenar de poemas que componen el libro en un espectáculo teatralizado en Casa Babylon Café (C/ Paseo Juan Carlos I, 126) de Valladolid, a partir de las 20.30 horas.

Estructurado en cuatro partes –'Tránsito hacia el tiempo', 'Tránsito de raíz', 'Tránsito de humanidad' y 'Tránsito de piel'–, el poemario guarda en sus páginas los ecos del pasado, de voces de la infancia y adolescencia, de silencios de orfandad, de lamentos de abandonos, de imágenes diluidas por la enfermedad, de resignaciones por los cuerpos que ya no volverán a tocarse, de gritos indignados por las aberraciones del presente. Ecos que llegan al lector desde unos versos "desnudos", "más crudos" que los del poemario anterior, como el propio autor reconoce; versos oscuros, a veces, irónicos y mordaces, otras. El autor los recupera y mantiene a salvo del olvido.

Velayos, que entiende la poesía como "cobijo", esculpe en el frontispicio de su refugio de papel y tinta su máxima vital. Porque 'Permanencia en el tránsito' "es una invitación a la búsqueda". El pasado, lejos del lastre de la nostalgia, sirve para descifrar las claves del presente. "En eso consiste el libro", admite el poeta abulense en su blog. "Es una metáfora y una reflexión acerca de que somos más complejos de lo que parecemos a simple vista y que hay que esforzarse mucho y que la vida exige compromiso e intensidad y eso se hace en movimiento, no desde la pasividad".

miguelvelayos@hotmail.com